ESCRIBO COMO ARRANCÁNDOME PADRASTROS

Libros, Mujer Virginia Galvín

Últimamente braceo a manotazos, los pies enredados en un bancal de algas, falta de oxígeno. Soy una trucha arcoiris, asesina,  sobre  piedras de aquel río helado, boca ansiosa. Después, saco mi yo más práctico, radical y efectivo. A saber: Planeo chimeneas encendidas y las prendo, somnoliento crepitar de llamas que recogeré mañana con una pala de hierro envejecido. Hay viento en mis oídos y a…

MI VIDA COMO ALUMNA EN UN LUGAR DE IRLANDA…VIVIR ES APRENDER

Familia, Libros, Ocio, Viajes Virginia Galvín

Naturalmente, cuando eres estudiante no valoras el milagro del aprendizaje. De poner nombre a las cosas, de reducir a palabras las abstracciones tercas. Nunca se me va a olvidar el asombro de mi hija “la Artista antes llamada Minichuki” el año que aprendió a leer. De repente aquellos trazos caprichosos cobraban sentido: “Yo lo que veo lo leo”, me soltó un día en el autobús,…

LA VIDA ES MUY RARA, PERO ESO SE SABE DESPUÉS

arte, Libros, Mujer, Ocio, Otras noticias Virginia Galvín

  Carmen Martín Gaite -Dice usted bien. La vida es muy rara (señor Aldecoa), pero eso se sabe después. Claro que ustedes los que estudian lo saben antes, pero de todas formas les cuesta enterarse. Andaba por casa el libro «Esperando el porvenir» (Siruela), de Carmen Martín Gaite, y resultó que no lo había leído ni recuerdo cómo llegó hasta mi Taj-Mahal.  El viernes, en…

MI CORAZÓN ESTÁ LIBRE DE CARGAS

Otras noticias Virginia Galvín

 P { margin-bottom: 0.21cm; } “Uno no puede moverse ni un palmo respecto al lugar donde está su corazón”, dice Leonard en «Clarissa» (Editorial Acantilado), la última novela de Stefan Zweig, y apenas unas líneas antes sentencia que “los cargos importantes son peligrosos para los hombres mediocres, les cambian el carácter cuando deben sobrepasar sus propios límites”.  Ay, Clarissa, cómo entiendo que te estés enamorando…

EL TÍO QUE VA DANDO BRINCOS COMO UNA PUTA GACELA

Otras noticias Virginia Galvín

«En ocasiones me da miedo pensar que lo más seguro es que me pase el resto de mis días deseando haberle reventado las tripas a un conejo delante del huerto de Harry Frey cuando tenía seis años». Hoy me he despertado repentina y he tirado de Donald Ray Pollock («Knockemstiff«, Randon House Mondadori). Un viaje a la pesadilla rural de donde nadie escapa, una sucesión…

DIEZ HORAS DE AEROPUERTO, UN AVISO DE BOMBA

Otras noticias Virginia Galvín

Y entonces, ya instaladas en el avión las cuatro amigas, tras el trabajoso afán del embarque, fuimos invitados a evacuarlo con nuestros equipajes. -Whats going on? pregunté al azafato (árabe con corte de pelo de futbolista de oro, una rareza después dela Medina). -Bomb Threat El aeropuerto de Fez se tragó un día de nuestras vidas. Ayer a las 6.40 am todo eran cábalas. Eso…

LA SOLEDAD ABRIGA EN SU INTEMPERIE (entre Paul Auster y Vila-Matas)

Otras noticias Virginia Galvín

«Cuanta más experiencia de soledad tiene uno, más paradójicamente se vive la sensación de que esa experiencia no es precisamente de ostracismo o aislamiento, sino de apertura hacia los demás». Enrique Vila-Matas, «No soy Auster» (Cuadernos Alfabia). No eres Auster, ni falta que te hace. No tienes una bellísima mujer, escritora solvente, ni una casa perfecta y very cool en ese New York al que…

LA FUERZA DE NO CREER EN MÍ (NI EN TI)

Otras noticias Virginia Galvín

Paul Lèautaud Arranqué una página del periódico que hablaba de Paul Lèautaud, uno de esos escritores franceses que no aparecen en los listados de lecturas obligadas del colegio, ni siquiera en las enumeraciones. A mí me excitan los diarios, memorias, autobiografías como fascinante género literario cuando son de cierta calidad provocadora y resumen una época a través del estremecimiento de palabras (¡Ay, Stefan Zweig!). La…

EL LÍMITE ESTÁ EN EL TALENTO (cuando la ficción duele)

Otras noticias Virginia Galvín

-Mamá, ¿qué es lo primero que tenemos que hacer cuando nos llamen y nos digan que has muerto? -Llorar. Ayer arranqué a mis hijas a dar un paseo de domingo en familia, plan que escasea porque a cierta edad prefieren aprenderse las instrucciones de un mueble de Ikea de los grandes y en versión original  antes que salir con una madre. La mayor, en adelante…