«Cada vez estoy más convencido de que en lo más profundo del dolor existe una fuerza vital que no admite parangón con ninguna otra cosa terrena, una renovación embriagadora, una rara superación de la voluntad interior…(…) Se puede hoy día sentir con más plenitud el triunfo de la vida». Stefan Zweig. De viaje, Europa Central (ed Sequitur). No he hablado de lo que me calman…