TODAS LAS FAMILIAS ALTERADAS SE PARECEN

Familia, Ocio, Viajes Virginia Galvín

En la playa, observo familias con espíritu darwinista. Son la prueba desnuda de que homo sapiens no somos una sola especie. Ni demasiado sapiens. De que somos a pesar de nuestros padres (esa frase que repito y que tiene efecto boomerang contra mí misma). De que cuando nos quitamos la ropa y los zapatos se nos va mucho más que el pudor y la vergüenza…

CHUPARSE LA SAL DEL BORDE DE LOS LABIOS

Familia, Libros, Ocio, Otras noticias, Viajes Virginia Galvín

De pronto me miro los dedos y me han crecido las uñas sin permiso. A su libre albedrío y por efecto acelerado del olvido. Corro a buscar las tijeras y piso arenilla de playa bajo mis pies. Me desagrada su tacto tanto como las lunas blancas que coronan apenas dos milímetros mis manos. Manías de diván que no tengo tiempo ni ganas de explorar. Puede…

LA LECCIÓN QUE ME DA MI HIJA ADOLESCENTE

Familia, Liderazgo, Mujer Virginia Galvín

“En el planeta digital necesitamos personas con una rápida capacidad de aprendizaje y que aún sean más rápidas olvidando lo aprendido si esto se convierte en un inhibidor para aceptar lo nuevo”. Lo dice en Retina el consejero delegado de Volkswagen, Francisco Pérez Botello y aplaudo la frase incluso eliminando el adjetivo “digital”. Con el tiempo he ido desarrollando una cierta animadversión (que empezó siendo…

CÓMO TORTURAR A GOOGLE MAPS Y DISFRUTARLO

cine, Familia, Libros, Ocio Virginia Galvín

He soñado que volvía a Google Maps (Manderley queda mucho más lejos). «Sí, me verás aparecer en lo oscuro, siempre con la misma pregunta. Porque solo cuando la respondas sentirás bien, solo cuando reveles lo que hasta ahora escondes en lo más hondo de ti, diablito». Amanecí hoy con lamentones de Bronte por cara y pelo, eso que juré que nunca pasaría.  De ahí al…

LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA ERES TÚ BEBIENDO UN COLA-CAO

Familia, Mujer, Otras noticias Virginia Galvín

A veces lo doméstico te para los pies y te los llena de barro, puñetero y molesto. Me aburre mortalmente comprar un lavavajillas. Hacer listas de la compra. Descolgar la ropa del tendedero y doblarla en tres montañas, asumiendo que confundiré la ropa de mis hijas. Misma talla, distintas hechuras. Las camisetas enormes para mi más pequeña, la Artista antes llamada Minichuki. Los jerseys de…

¿PRIMERO DIGIERES Y LUEGO COMES? (REGURGITACIONES DE REYES MAGOS)

Familia, Ocio Virginia Galvín

Desde las seis de la mañana espero para abrir los regalos de Reyes. En casa se ha instalado el mundo al revés. Es la madre quien ansía y las hijas duermen, benditas sean, sabedoras de que el tiempo es elástico si uno se pone una venda y camina por el alféizar nebuloso de una ventana sin marco. La confianza plena en que el mensajero ha…

CÓMO ENTERRAR 2018 SIN DEJAR RESTOS DE SANGRE

Familia, Libros, Ocio, series, Viajes Virginia Galvín

Siento esa punzada familiar y reconocible de estertores de año y corro al refugio del abrazo de Stevenson, Robert Louis mientras imagino un brindis loco para despedir 2018: “A cuántos lugares no nos hemos acercado llevados por un indicio claro (“ahí me espera mi destino”) y lo único que hemos hecho ha sido cenar y seguir nuestra ruta! (“Escribir. Ensayos sobre literatura». Ed. Páginas de…

ES NAVIDAD DE PRONTO Y LLEGO TARDE A LA CITA

Familia, Ocio Virginia Galvín

…Y puede que el año más inquieto y esquivo sea indultado como se le perdona a una res su arrojo y su nobleza en una plaza que reclama la sangre y remolino según guión de Hemingway (mojito abandonado en una barra de bar, el hielo ya tardío que hace aguas). Y que haber bailado sobre el cráter de un volcán falsamente dormido sólo dejara breves…

MI VIDA COMO ALUMNA EN UN LUGAR DE IRLANDA…VIVIR ES APRENDER

Familia, Libros, Ocio, Viajes Virginia Galvín

Naturalmente, cuando eres estudiante no valoras el milagro del aprendizaje. De poner nombre a las cosas, de reducir a palabras las abstracciones tercas. Nunca se me va a olvidar el asombro de mi hija “la Artista antes llamada Minichuki” el año que aprendió a leer. De repente aquellos trazos caprichosos cobraban sentido: “Yo lo que veo lo leo”, me soltó un día en el autobús,…