¿A CÓMO EL KILO DE ESCRITURA? (DEL FRAUDE DE VOLKSWAGEN Y OTROS ROBOS)

Otras noticias Virginia Galvín

Anoche la radio escupía análisis sobre la cuestión catalana: La «peligrosa fractura social» era recurrente entre las voces de esos tertulianos que lo mismo saben del fraude de Volkswagen que de superlunas. Mi coche es uno de esos sospechosos. A mi fobia natural por si me dejará tirada en una carretera rumbo al Norte debo sumarle ahora la posiblidad de que me haya hecho cómplice…

SEGUNDAS OPORTUNIDADES (QUIERO SER UNA MUJER VINTAGE)

Otras noticias Virginia Galvín

A mi hija le gusta la pizza el día después, fría y tiesa como suela de zapatos. A mí me sucede lo mismo con la paella. Y con la lectura de Muñoz Molina los domingos en lugar de fresca tinta de sábado. Hoy tocaban Montaigne y Cervantes y me ha parecido muy bien. Sabroso y sin competencia. El atracón de prensa del sábado te impide…

EL AMOR MAL CURADO (ROLAND BARTHES O CÓMO ABISMARSE)

Otras noticias Virginia Galvín

Sin venir a cuento, me apunto a un curso sobre  Roland Barthes. Un impulso irrefrenable a dos meses vista para escapar de mis cauces ortodoxos y volver a Matadero, ese lugar donde siempre pienso que me espera un igual, oculto entre los aullidos de reses desangradas de amor y de codicia. «Cuando me ocurre abismarme así es porque no hay más lugar para mí en…

FANTASÍA DE MUJER CON MIEDO Y BIODRAMINA

Otras noticias Virginia Galvín

Tendría que haber vivido fuera. De nada me arrepiento más que de haberme quedado a esa edad en la que uno puede ir a una estación, a un aeropuerto, y sacarse un billete a cualquier parte. Con la sensación cierta de que los demás le mirarán como a un fugitivo. Con la prudencia al pedir un sadwich mixto y una Coca-Cola -nada más inocente- en…

LAS FRONTERAS ESTÁN PARA SALTÁRSELAS

Otras noticias Virginia Galvín

Quise acostarme con Selva Almada pero volví a él, a su aliento liviano y familiar: «El don de la lectura (…) requiere, en primer lugar, un vasto legado intelectual -una gracia, debo llamarlo- en virtud del cual el hombre alcanza a entender que ni él tiene toda la razón, ni aquellos con los que no comulga están del todo equivocados». Ayer pasé 24 horas invertebraba…

DE «REGRESIÓN» Y LOS CRITICONES

Otras noticias Virginia Galvín

Emma Watson&Amenábar Contristas: dícese de las personas que actúan y opinan siempre a la contra, que se excitan con denostar lo que otros hacen y lamentan en su interior no poder argumentar cuando algo les gusta, porque están programados para disparar, aunque disparen cual monos con metralleta. No lo busquéis en el diccionario porque me lo acabo de inventar. Compruebo que mi intolerancia al contrista…

A MI TAMBIÉN ME ENGORDA RESPIRAR (10 formas de engañar en un chequeo médico)

Otras noticias Virginia Galvín

«Salgo del chequeo médico. Este año no he hecho trampas y me dicen -o eso creo- que tengo pérdida severa auditiva. Pregunto que si del izquierdo y no entiendo la respuesta. No insisto por timidez. Por favor, aprovechad este año para decirme todo lo que queraís que sepa antes de que tengamos que tirar de pizarras individuales. También me he dejado un centímetro de estatura…

LEE Y BORRA (CITA CON ARIANA HARWICZ)

Otras noticias Virginia Galvín

«Lee y borra«, me dijo M. tras confiarme su secreto en cuatro líneas, y lo hice al instante. Podría contar mi existencia reciente por los «lee y borra» que ejecuto, obediente, por los (escasos) «lee» que no borro, por los borrados que no leí y por los que no escribo y se me quedan yermos en la punta de los dedos, contenidos, enquistados de pus…

MIENTRAS SEAMOS JÓVENES (CRISIS DE LOS CUARENTA)

Otras noticias Virginia Galvín

Ayer tres amigas sólida y confortablemente instaladas en los cuarenta fuimos a ver una película sobre coetáneos a esa hora maldita en la que el cuerpo pide siesta -sesión de las cuatro-. Antes habíamos ido a Arquibar a tomar un brunch -fórmula alimenticia moderna con la que pasas hambre por la mañana y vuelves a pasar hambre a media tarde-. Madrid coqueteaba descarada con el…

LEER O NO LEER UN MAIL QUE RECIBES POR ERROR

Otras noticias Virginia Galvín

Recibo un mail. Y enseguida otro, del mismo remitente: «Querida V. te acabo de enviar un correo por error. Se autodestruirá en cinco segundos. Cinco, cuatro, tres, dos, uno….Boom!«. Y, lamentablemente para él, varón de mediana edad y pluma virtuosa, no explota la bomba porque los informáticos aún no han inventado un sistema de destrucción de palabras por psiquismo o por desesperación. Lo primero que…