EN EL AMOR, EN LA AMISTAD

Otras noticias Virginia Galvín

A menudo se habla de la reciprocidad en el amor. «No me quiere tanto como yo a él». «No está tan enamorada como yo»… Los registros dramáticos de lamentos en las parejas son tan previsibles como asombrosamente vulgares. Pero en la amistad también sobrevienen desniveles o grietas  y no se paran las rotativas cuando se desencadena un titular funesto. Quizás porque es menos literario, menos…

POR QUÉ EN EL DNI PARECES UN DELINCUENTE

Otras noticias Virginia Galvín

Busco a quien me recomendó un libro titulado «El tiempo incómodo», de Fernando Quesada. No recuerdo por qué debía leerlo, ni de qué iba, pero lo apunté en una de esas notas apresuradas en el móvil donde mezclo referencias, recetas de cocina que nunca haré y frases capturadas al aire. La de Quesada convive con «a esta hora no tengo el coño para arte contemporáneo«,…

SECRETOS ÍNTIMOS

Otras noticias Virginia Galvín

Taj Mahal doméstico Escribo últimamente y aún de noche en la misma mesa donde mi hija mayor se devana los sesos cada día. Una rotación similar a la de las camas calientes pero llevada al territorio intelectual que, en lugar de dejarse una sábana arrugada o una horquilla de pelo abandonada sobre la almohada, olvida un libro de Galdós, «Miau», subrayado en fucsia como dios…

EL ORIGEN DE UNA FOBIA

Otras noticias Virginia Galvín

Desde que me acuesto con una mujer -aunque sea una escritora atribulada, aunque esté muerta- duermo como seda y algodón. No extraeré conclusiones, pero me he despertado pensando en que ayer leí que a Tomás Delclós,  defensor del lector de El País, le reprochaban que apenas hubiera mujeres en las columnas de opinión, y él encajó el golpe como pudo tras consultar con los popes…

RAZONES PARA NO TENER UN HIJO

Otras noticias Virginia Galvín

«En la vida he ido bastante contracorriente y ha salido bien. Un día, si te apetece, te contaré con mesa y mantel. Yo iba destinado a tener cierta vida y escogí otro camino diferente…»  A J. lo conozco poco, pero es una de esas personas con las que un breve cruce de caminos basta para despertar simpatía inmediata. Espero que no le parezca mal que…

BUSCANDO A SUSAN SONTAG

Otras noticias Virginia Galvín

«Escribir sobre todo acerca de mí misma me parece una ruta más bien indirecta hacia los asuntos de los que quiero escribir». Anoche me reencontré con Susan Sontag.  Llevaba tiempo esperando expectante la publicación del segundo volumen de sus diarios –«La conciencia uncida a la carne. Diarios de madurez, 1964-1980 (Literatura Random House)– desde que cayó en mis manos «Renacida», la primera parte, y me…

¿Y SI ME HAGO LESBIANA?

Otras noticias Virginia Galvín

B. envía la crónica de la última quedada de amigas de la universidad, que me perdí devorada por una agenda social delirante gracias a ARCO,  donde las fronteras entre el arte, el esnobismo y el alcohol no estaban demasiado claras. (O sea, lo normal). En su crónica habla de una del grupo de íntiimas y su novio, de quienes no pondré ni las iniciales, que…

LA TEORÍA DEL CASTOR

Otras noticias Virginia Galvín

Observo que una parte considerable de la población necesita un castor. Alguien a quien mandar, en quien apoyarse, alguien para que le acompañe a las fiestas de sociedad. Que le lleve solícito el gin tonic, que le diga lo guapo/a que está y que no se apodere de su corazón. Un aderezo útil, digamos. El nombre lo he robado de una película muy excéntrica que…

CUANDO SEA MAYOR PIENSO BEBER ALCOHOL

Otras noticias Virginia Galvín

Mi hermano I. me cuenta que su hija de cinco años le dijo el otro día sin venir a cuento: «Papi, cuando sea mayor voy a tomar un poco de alcohol«. Después siguió mirando por la ventanilla, sin interés aparente por desarrollar su titular. Admiro mucho la determinación, incluso cuando mide menos de un metro de estatura, se alumbra con dos faros azules de una…

LA MALETA EQUIVOCADA

Otras noticias Virginia Galvín

1-Quitar piojos es subir al monte de Sísifo. También es una cura contra toda soberbia o tentación de glamour consolidado. Eres madre, quitas piojos. Ya está. 2-Si tres hombres te dicen algo por la calle y presumiblemente no han bebido porque son las 8 AM no es que de repente estés muy buena. Es que traías el vestido por la cintura. Adiós a cualquier tentación…