CITA A CIEGAS

Otras noticias Virginia Galvín

Conocí a un tipo que coleccionaba citas a ciegas. No tenía, a priori, un criterio de selección muy exhaustivo. Le bastaba que fueran mujeres que buscaban un hombre. La edad era lo de menos, si no sumaba o restaba más de veinte años a los suyos. Puestos a elegir las prefería bellas, pero no espectaculares. Le incomodaba compartir mesa con una starlette que fuera objeto…

ENEAGRAMA Y DESPRESTIGIO

Otras noticias Virginia Galvín

Últimamente leo sobre eneagramas. Mi amiga L. me lo recomendó vivamente como método de autoconocimiento. Creo que el origen es hindú, y con estos mimbres lo más cabal por mi parte habría sido menospreciar el ingrediente hierbas bajo sospecha de tufo de autoayuda para principiantes (Ay, querida Lorrie Moore, tampoco te hubiera leído con semejante título de no haberme insistido alguien en quien solía confiar)…

¿ME BESARÁ URDANGARIN?

Otras noticias Virginia Galvín

Me impresiona ver la rigidez del cuerpo de Urdangarin camino del juzgado. Leo que ha declarado 21 horas ante el juez. De ser yo, me habría confesado autora material del crimen de Sharon Tate, del de Kennedy y hasta de la muerte de Manolete. Imagino que después de tantas horas uno se dice, se desdice y se contradice, y hay que rezar para que el…

DE REPENTE, PRIMAVERA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi cocina verdifucsia Cuaderno de bitácora: mi adolescente se ha levantado, ha arrastrado sus pies por el pasillo y me ha dicho con voz ronca de amanecer intempestivo: «a ver si nos llevas hoy a un museo». Hay veces, pocas, en que una piensa que no lo está haciendo del todo mal con las chukinas. Educar consiste en echar margaritas a los cerdos y descubrir,…

IMPROBABLE CHAGALL

Otras noticias Virginia Galvín

Quiero escribir un relato que se llame «La mujer improbable». El título me lo ha inspirado una portuguesa brillante que conocí hace pocos días y que logra alambicar el idioma español hasta darle una sonoridad y un uso tan asombrosos que ahora lamento no haberla perseguido con la grabadora. Mi amiga A. está a punto de publicar un libro para escribientes. Me asegura que en…

MUJER JET LAG,MUJER MELATONINA

Otras noticias Virginia Galvín

-¿A dónde te gustaría viajar? -A un sitio con jet-lag. Mi adolescente tiene raptos de imperioso sentido común en medio de su mundo alborotado. Uno no viaja hasta que el cuerpo se le vuelve extraño. La sensación de ir a contracorriente, despertar en medio de la noche y pensar: ¿dónde estoy? es la que nos da la medida del viaje. El extrañamiento, digamos, como regla…

PRIMERAS VECES

Otras noticias Virginia Galvín

Me gusta mirar las cosas con el asombro de la primera vez. En realidad, no tiene mucho mérito. Creo que guardo un síndrome de Korsakov no diagnosticado y acabo de decidir que así sea por mucho tiempo. La memoria nos juega malas pasadas. Es esa enemiga molesta que convierte impresión en escepticismo como forma de adaptación al medio. Ningún corazón resiste tantas primeras veces cuando…

SOY MALECÓN Y ME GOLPEAN

Otras noticias Virginia Galvín

El mar golpea mi balcón, arrastra los posos del café y se lleva los escombros de una diferencia horaria que tiene desconcertados a hígado, páncreas y riñones. Me siento malecón. Diagnóstico: la mejor manera de salir de uno mismo es cruzar el charco. Sentir la incomodidad de acostarte cuando no tienes sueño y has leído un libro y te has tragado todas las pieles que…

COMO VACA SIN CENCERRO

Otras noticias Virginia Galvín

A los intelectuales de pega se nos pilla por el chascarrillo. Como  a «My fair lady» cuando, en las carreras de caballos y tras haberse logrado comportar como una auténtica dama, se le escapa quel glorioso «mueve tu cochino culo». El barniz cultural ha sido siempre eso, puro barniz. Suficiente para sentarse a la mesa con un grupo de señores y señoras bien vestidos y…

SEÑORAS QUE SE PIMPLAN PORQUE ESTÁ FRESQUITO

Otras noticias Virginia Galvín

Me gustan las señoras que beben en los bares de los hoteles. Esas que han pasado la barrera de los setenta y echan la tarde con las amigas, comentando la vida mientras se pimplan uno o dos gin-tonic. Sin culpa -«está fresquito» y todos sabemos que el alcohol frío no mata ni se sube a la cabeza-. Sospecho que la suya es la década más…