QUE LA NIEBLA TE ACOMPAÑE

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Llevo toda la noche soñando con la bruma de Turner. Ser un barco envuelto en vahos que apenas avanza por el mar negro y picado, enredado en una textura que parece un milagro que haya salido de un pincel impregnado en óleo. Que el tipo fuera un copión hasta que se encontró con su esencia vaporosa no viene al caso, pero sí….

DUTY FREE

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Desde que respeto a rajatabla los límites de velocidad los conductores me detestan. Sí, se forman unas colas detrás de mí que parezco Belén Esteban en Benidorm, y en cuanto llega la raya discontinua me adelantan con saña y me hacen la peineta por la ventanilla entre fuertes aspavientos. No, te aseguro que no lo hago por sentirme perseguida, aunque te reconozco…

BESOS Y BESOS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Me he propuesto conseguir un beso a lo Casillas. Un beso estilo «cállate, tonta», y no pienso escatimar esfuerzos. Debo confesar, como la Lomana, que a mí el tipo me parecía pelín poligonero, pero si el polígono ofrece además de almacenes chinos y tipejillos en chándal sacudidas hormonales de ese calibre, allá que voy con mis ínfulas de capitalina chunga. Sí, hemos…

NO RESPIRES

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Nos han engañado. La operación biquini es en realidad una intervención a vida o muerte que consiste en rebanar con bisturí y sin anestesia todo el sobrante de lorzas acumuladas durante el invierno. Sí, los cuerpos cambian y Arquímedes tenía razón. Tú te metes en la bañera rebosante y el agua que desalojas es directamente proporcional a los platos de foie con…

EL VAGÓN DE NUNCA JAMÁS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Dame un niño gritón en un tren y unos padres huevones y me convertiré en la madrastra de Blancanieves. Odio, odio, odio a la infancia porculera. Cuando yo tenía bebés, allende los tiempos, solía amordazarlos y drogarlos convenientemente en los viajes, bodas, bautizos y comuniones. Dar la nota yo tiene un pase, pero mis chukis ni de coña. Habiendo anestésicos como el…

UNICORNIOS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Mi chuky pequeña me avisa que la playa está «llena de cuernos de unicornio, mami, cuando vengas yo te llevo y los cogemos todos, todos». La verdad es que no había pensado enfrentarme a animales mitológicos con la trabajera que llevan los de real life, pero le digo que sí, cariño, iremos a por ellos y los meteremos en un cubo con…

GOLES Y ORGÍA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: ¿Qué pensarías de una velada de fútbol que termina con seis personas en la misma cama? Sí, del gol a la orgía hay un paso, y a eso se debe referir la manida «furia española». La cosa es que mi amiga A-1 nos convocó a sus hordas a la hora del ardor guerrero. Y quince minutos después de que el árbitro pitara…

CABREROS SODOMITAS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Y entonces va la vida y te ofrece grandes frases para la historia. Ayer fue uno de esos días. Mi querida V. es menuda y vehemente como ella sola. Un latiguillo que dispara en todas las direcciones metrallas de diverso calibre. La única de mi equipo que me llama «tío» o «tronka», según el día. Un ser adorable que defiende sus propuestas…

TRAMPAS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Mr.Rubidio no está muy conforme con que invierta tiempo y energía en planes imposibles. «Se te van a secar las mechas, nena, y cuando te quieras dar cuenta vendrás a mí arrastrada como una babosa astur tras un chaparrón». Mr.Rubidio es muy de ripios, metáforas y sinestesias. Odio que tenga razón. El hombre cuenta con un sólido balance de fracasos sentimentales consolidados…

ECLIPSADO ECLIPSE

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Parece ser que los vampiros no tienen deseos carnales pero sí unas ganas tan hipertróficas de casarse que ni Marisol en sus tiempos de actriz prodigio. Ya sabes que amo a Robert Pattinson, ese ser dorado con la mandíbula mejor cincelada del planeta y los ojos color ámbar. Así que me he tragado «Eclipse» como el que peregrina a la Meca, entregada…