Un, dos, tres Cuando yo era pequeña mis padres sólo nos dejaban trasnochar para ver el «Un, dos, tres» y el Festival de Eurovisión. En blanco y negro. En Eurovisión España solía perder por goleada, así que lo más excitante era escuchar a Uribarri explicar los motivos de nuestra derrota, que solían resumirse en que los demás países nos tenían tirria (mis hermano y yo…