1. Flechazos sin sexo: A veces en el vaivén de lo social te toca a la mesa con un desconocido y salta un chispazo, una corriente de simpatía inmediata que te hace pensar: «Esta persona y yo podríamos ser amigos«. El otro día en una comida de trabajo me sentaron junto a uno de los comisarios de la muestra sobre Surrealismo egipcio que acaba de…