No se me ocurre un consejo mejor ni más desazonante. Uno de esos que  te hacen pensar y reverberan. Así que sólo por esa frase –«conviértete en quien eres»– que el padre de la escritora, psicoanalista y libérrima  feminista rusa Lou Andreas-Salomé le dejó como herencia manuscrita, quiero que mis hijas vayan a ver la película de la directora alemana Cordula Kablitz-Post. Si analizo los…