CORTES DE MANGA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Me caes fatal. Tú también, sí. Y te lo voy a decir porque me estoy leyendo un manual de autoayuda titulado: «Sin pelos en la lengua: dígaselo y salga corriendo», que encuentro de lo más revelador. Creo que la corrección política está muy sobrevalorada, como el tinto de verano en verano o el buen-rollismo de Lorenzo Milá. Una ni bebe vino malo…

MUJER BLANCA CON SÍNDROME BUSCA…

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Me he levantado con un síndrome postvacacional del carajo la vela. Sí, ya sé que aún estoy de vacaciones. Pero a una le gusta anticiparse a todo, igual que hace El Corte Inglés con la vuelta al cole. Están los pobres niños dando paletazos aún en la playa cuando una voz pretendidamente despreocupada y cantarina les recuerda desde la tele que empiecen…

STAR-WARS, DESAFÍO LETAL

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Anoche las Perseidas me pusieron los cuernos. No es la primera vez que me sucede -que me los pongan, quiero decir-, pero sí la primera que lo hacen unos astros anodinos cuya presencia había sido anunciada a bombo y platillo cual llegada de americanos en «Bienvenido Mr.Marshall». Yo, que conservo intacta mi ingenuidad, me había preparado para la ocasión con unos prismáticos…

GUERRERA BUSCA ESPOSA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Mi amiga Olga asegura que lo que yo necesito es «una buena esposa». Me lo soltó justo antes de las vacaciones, y justo antes de que el ascensor la engullera rumbo a su revista de glamour y lujo, en el piso de arriba. Sólo faltó un poco de humo al estilo «Lluvia de estrellas» para rematar el efecto. Yo me quedé paralizada…

SUSTO O MUERTE

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Te sugiero que le digas a la trastornada ésa que te escribe a diario contándote el parte metereológico asturiano que todos añoramos a Maldonado y que en su lugar han puesto tías buenas en la tele para hablar de cirros y anticiclones. Y que se las perdona porque están buenas. Pero no locas. A ver si pilla la indirecta y deja de…

DUCHA O ENSALADILLA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang, Acabo de tomarme una infusión de hierbas varias del prado, con la esperanza de que alguna tenga efectos alucinógenos. Podía haber seguido el ejemplo de Marilyn con las pastillacas, mucho más dramático y glamouroso, pero en Asturias pasan de las lánguidas con voz de gata ronca, aunque le canten el «Happy birthday» al presidente ése que tienen con problemas de próstata. No,…

AUUUUUUUUUUUHHHHHH!!!

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang, Tercer día de lluvia. Mi equilibrio emocional se resiente. Marejada en el lóbulo temporal. Olas de siete metros a nivel páncreas. Frente frío en el corazón. O llega ya un anticiclón o salgo en el telediario, sección sucesos, después de la noticia de los incendios y antes del posado de Leti en Palma de Mallorca, donde luce un sol insultante. Por si…

LA ESTRATEGIA DEL CARACOL (plagiado)

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang, Tengo el corazón vacío, el riñón vago y el hígado en llamas. No lo digo yo, sino mi médico/acupuntor/adivino. Un tres en uno que con sólo presionar mi muñeca diagnosticó el caos de mis vísceras, sin darse cuenta de que soy una obsesiva/ansiosa/compulsiva y que cuando me dan un titular así puedo pasarme días, y hasta meses, dándole vueltas de una a…

ESCRITO EN LOS ASTROS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Mi horóscopo dice que me cuide de los traidores, así que ando parapetada en la cocina y, de cuando en cuando, oteo desde la ventana por si vienen sin darme tiempo a coger el cuchillo. Claro que, en mi estado, lo mismo cojo un trinchador de pollo sin punta o el paquete de espaguettis como armas de disuasión masiva. ¿Que defina mi…

TERRORÍFICAMENTE TUYA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi ¿querida? Big Bang: Terminé la biografía de Mary Shelley en un suspiro. Concluí que se inventó Frankenstein tras imaginar a su hombre ideal con piezas de su marido, del poeta Percy B.Shelley, de Lord Byron, de Prosper Merimeé y hasta de alguna que otra mujer fascinante que pasaba por allí. Así cualquiera. Mis monstruos, lo sabes, carecen de estatura intelectual. Está Mr.Shrek, mi casero…