DESEO TU DESEO. ¿ME LO VENDES?

Otras noticias Virginia Galvín

Un vómito de letras sin príncipe debajo del balcón. By Alicia Martín La primera vez que vi un muerto de verdad no tenía nada que ver conmigo. Lo recordé ayer de golpe, un fogonazo mientras Brontë me paseaba con hambre de otros chuchos por el tanatorio de la M-30. Ese lugar donde he llorado muertos y he pasado ratos de ardiente calor humano y alegría…

LO QUE DIRÍA DARTH VADER SI MILITARA EN LA CUP

Otras noticias Virginia Galvín

1.La revelación. Últimamente solo elijo militar en lo que no me engancha. Series «vainilla» como «The Crown» que si abandono una semana me da igual, o «Suits», una de abogados posturitas menos adictiva que una piruleta de jengibre. El vino (lento) en lugar de la cerveza (ansiosa).  El fiambre de pollo con queso blanco (tofu para no creyentes). Los pijamas de invierno calentitos y sin…

A MARINA SAURA, QUE BUSCABA AL HOMBRE BARRICADA

Libros, Mujer, Otras noticias Virginia Galvín

Autorretrato ¿Qué hay de mí en mí? ¿Cómo puedo decir «soy yo» y quedarme tan ancha? ¿Hay alguien ahí? ¿En mí? Marina Saura. «Sin permiso». Ed Elba. Tiene gracia que este libro me llegara dos veces. Como esas visitas impacientes que si no abres en 30 segundos aporrean la puerta de tu casa. Como yo cuando soy visita y hay mucha confianza o ninguna. Marina…

UNA GRAFÓLOGA ME DELATÓ LA OTRA NOCHE

Otras noticias Virginia Galvín

 P { margin-bottom: 0.21cm; }“Si eres capaz de descubrir cómo eres, si eres capaz de descubrir qué es lo que crees realmente respecto de la mayoría de los grandes asuntos de la existencia, serás capaz de escribir una historia que sea honesta y original y única”. De cuando en cuando, vuelvo a apoyar mi cabeza en el hombro de Dorothea Brande. No es mi última…

EL VACÍO QUE DEJAN LOS DOMINGOS

Otras noticias Virginia Galvín

 P { margin-bottom: 0.21cm; } Recuerdo el vacío que dejaban los domingos de ayer. El domingo transcurría a cámara lenta y eso no le quitaba dramatismo, sino todo lo contrario. Si salías, porque de pronto estabas en la cama y el cartel de The End te espoleaba el insomnio. Si no, porque eras una pringada sin éxito social y abonada a las mallas de algodón…