BIEN ¿O TE CUENTO? (cómo responder a la pregunta ¿CÓMO ESTÁS?

Otras noticias Virginia Galvín

«Mozart había encontrado ya su camino; se había liberado de la convención de la ópera seria italiana y alejado de la inevitable alegría napolitana de la ópera bufa. La serenidad y el gozo serán siempre fundamentos de su mundo operístico, pero una veta melancólica crece progresivamente y lo empuja imperiosamente hacia pensamientos elevados de muerte; nace con ello la divina «risa entre lágrimas», la ambigua…

EL TRIUNFO DE LOS BORDES (NOTAS PARA PADRES IMPERFECTOS)

Otras noticias Virginia Galvín

Ser borde, para algunos, es una condecoración. Una forma de salir de las trincheras en tiempos de paz con la metralleta bien cargada. El otro día hablábamos de una mujer que se relaciona con el mundo siendo antipática, arisca y seca. Como si esa actitud la elevara a una colina donde ver a los demás empequeñecidos. Manejables. Dar miedo es una forma de dominio cobardón…

DEME PASTILLAS PARA NO SOÑAR

Otras noticias Virginia Galvín

Retorno a Brideshead 1. Rajoy pide perdón sin arrepentimiento. Como católico convencido que es debería recordar los cinco requisitos del perdón: examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia.  Se los ha saltado a la torera. Ni uno ni dos, los cinco. Arderá en el infierno. 2.«El Big Bang no contradice a Dios, lo…

LA CORRUPTOCRACIA

Otras noticias Virginia Galvín

Nos creíamos una democracia engrasada, a prueba de estrés, y parece que somos un paraíso para corruptos y aspirantes. El problema de acostarse cada noche con un sospechoso más en la casilla del soborno, la cuenta en paraíso fiscal, los maletines, es que te conviertes en escéptico. Y siempre he pensado que el escepticismo era un estado espiritual demoledor. A mis hijas no sé cómo…

¿HIPSTERICA O HISTÉRICA?

Otras noticias Virginia Galvín

Anoche el locutor de Radio Clásica censuró hasta tres veces «la voz ancha» de tenor de principios de siglo XX -no retuve el nombre- del que ponía piezas, más bien fragmentos donde podía escucharse el arañar de la aguja sobre un viejo vinilo polvoriento.  Era como si descorcharan un cognac de doscientos años para decirnos que sabía a cerrado, a cuarto con humedades y ratas,…

CARTAS A TI MISMA

Otras noticias Virginia Galvín

Un día D. se escribió una carta a sí misma porque le hacía ilusión recibir una misiva en el buzón. Mi sobrina es pequeña pero de una agudeza excepcional, y pensó con buen criterio que uno puede pasarse días, meses y años sin tener la oportunidad de abrir un sobre con su nombre. Eso tan romántico que solía pasar en la prehistoria y que ahora…

SI ESTÁS CASADO Y TE GUSTAN TODAS

Otras noticias Virginia Galvín

De los viajes me gusta la sensación segura de tierra firme de volver a casa y meterme en la cama con un libro que huele a nuevo, abrir una página al azar y decidir si lo  empiezo o no lo empiezo: «La vida no se rige por la voluntad o la intención. La vida es una cuestión de nervios y fibras y células que se…

CÓMO MATAR UN GATO Y QUE PAREZCA UN ACCIDENTE

Otras noticias Virginia Galvín

 P { margin-bottom: 0.21cm; } Mi amigo J.M confesó anoche que se había metido en Google para buscar -literalmente-“formas de matar un gato y que parezca un accidente”. Encontró abundante información al respecto. Al parecer, el gato de su vecino lo mira atravesado, y la antipatía es mutua. “A veces cojo un balón y pego con todas mis fuerzas contra el bicho”. Curioso e imaginativo…

UN HOMBRE ME CONFIESA QUE SU PAREJA LE LANZA PLATOS Y VASOS

Otras noticias Virginia Galvín

Como presidenta de mi comunidad de vecinos estoy haciendo un master en «lo que pasa en las casas cuando se cierran las puertas». Creo que quienes somos realmente está fuera del alcance de la vista de nuestros vecinos. Al quitarnos la ropa y asaltar el sofá. Somos la respuesta que damos a nuestros hijos, a nuestras parejas, más que ninguna otra cosa. Pero cuando tienes…

ESTO SÍ QUE ES UN PLAN BOLONIA

Otras noticias Virginia Galvín

«Cada jueves, al amanecer, sacrificaban a los mayores de 40 años bajo los pórticos de la ciudad. Los morituri apenas emitían un quejido sordo, estrangulado y breve, resignados a contribuir con su extinción a que Bolonia siguiera siendo estandarte de la juventud renovada y dichosa. Saber que la vida era tan corta la dotaba de una provisionalidad excitante y conmovedora. Ser joven era un tránsito…