NO SÉ QUÉ ES SER NORMAL

Otras noticias Virginia Galvín

Un buen personaje rara vez es una buena persona. Se me ocurre. A las personas más fascinantes raramente querrías tenerlas cerca mucho tiempo. No sea que te quemen, no sea que se apaguen. La cotidianidad destroza el asombro, y está bien que así sea. En un discurso tras un premio literario la autora del libro comenzó presentando a su protagonista  como «una persona muy normal»….

LA AMANTE DEL CAPITÁN SCHETTINO

Otras noticias Virginia Galvín

Costa Concordia «Cuando eres la amante no te piden el billete«. Memorable la frase de Domnica Cemortan, la querida moldava del capitán Schettino, el cobarde del Costa Concordia, en su declaración ante el juez. Las amantes se cuelan por la puerta de atrás. Gratis, pero humilladas. Sin los honores ni las salvas de partida. Ella le ha dicho al juez que tiene un hijo y…

SI TE ESPÍAN LOS MAILS O TUS WASAPS

Otras noticias Virginia Galvín

Obama me ha pinchado el teléfono, estoy segura, y se ha enterado de secretos  de trascendencia mundial. A estas horas y sabe que mi madre perdió el bote para la muestra de orina de sus análisis y que me mandó un wasap la otra noche por si me sobraba uno. -Pues no suelo guardar botes de esos, verás, pero si quieres uno de mermelada o…

EL MEJOR CUADRO DE SOROLLA

Otras noticias Virginia Galvín

La Madre. Sorolla Ayer el Museo Sorolla parecía una residencia de la tercera edad. Ese palacete que el artista levantino rindió al estilo andaluz de La Alhambra estaba lleno de señoras de más de setenta que arrastraban sus cuerpos por las estancias magníficas de una casa que fue y sigue conservando ecos de una familia aparentemente feliz. No voy a volver a Tolstoi, pero diría…

MATERIAL DE DERRIBO

Otras noticias Virginia Galvín

Totum revolutum Asegura Siri Hustvedt en su último libro «Vivir, pensar, mirar»  (Anagrama) que «robar de la propia memoria para escribir un relato de ficción puede tener un efecto peculiar en el propio recuerdo«, y cita a Nabokov, que en su libro «Habla, memoria«, escribe: «He notado a menudo que después de haberle prestado a uno de los personajes de mis novelas algún apreciado elemento…

DE CUERNOS Y DECEPCIONES

Otras noticias Virginia Galvín

Sostiene mi amigo J. que el oficio que nos une está dejando de ser tal como lo habíamos conocido. Le digo que como antídoto a la decepción busco literatura en cualquier texto como esos buscadores de pepitas de oro deambulan con sus tamices por el lecho de un río salvaje. Bebemos cerveza, hablamos de otras decepciones comunes y volvemos a beber por la amistad y…

¿CON CUÁNTOS TE IRÍAS A LA CAMA?

Otras noticias Virginia Galvín

Ayer participé en un debate de alcance planetario bastante provocador: ¿Con qué personas te irías a la cama? No iba de sexo la cosa, sino de compartir el colchón con tu pareja, tus hijos, tus hermanos o habitación con un semidesconocido por circunstancias fortuitas. Un hotel sin habitaciones en un viaje de trabajo, por ejemplo. -Yo no duermo ni con mi marido, dijo L. -Pues…

YO ESCOTAZO, TÚ CINTURA

Otras noticias Virginia Galvín

Ayer di mi primera y última clase de spinning. En realidad no tenía ninguna intención de subirme a una bicicleta rodeada de congéneres para pedalear al ritmo de una música ratonera bajo la dirección de un profesor desganado y con pinta de darle a la halterofilia o al lanzamiento de martillo, pero las cintas de correr estaban ocupadas y lo interpreté como una señal del…

CUANDO EL NIÑO MUERDE AL PERRO

Otras noticias Virginia Galvín

Los malos tienen mucha suerte de que se les apliquen las mismas leyes que a los buenos. Los buenos no lo serían si permitieran un trato distinto para los malos. No se me ocurre una mejor manera de explicar a las chukis lo de la doctrina Parot. La Justicia es para todos, como el café o las nubes que amenazan hoy el cielo. A mis…

CITA CON TELEMACO Y LOS MACCHIAIOLI

Otras noticias Virginia Galvín

La Sirga, Telemaco Signorini (parte 1) Creo que el paisaje es un estado de ánimo, que el lunes es mejor que el martes y que los que más te quieren son los más capaces de truncar un domingo perfecto con dos leves toques de billar francés. Uno se forja una estructura presuntamente sólida que, como todas, tiene su punto débil, ese que la desploma sin…