A MI LUCY, CON TANTA GRATITUD QUE NO ME CABE

Otras noticias Virginia Galvín

Ella llegó un día, hace cuatro años. Le di las llaves, le mostré todos los cajones, le entregué a las chukis para que las custodiara en mi ausencia y un billete de veinte euros para pequeñas compras inesperadas. Recuerdo haberla entrevistado en el sofá, ella sentada en el borde, levemente encogida y con su mirada clavada en mí. Yo sin sacar maneras profesionales de la…

INSTRUCCIONES PARA CALMAR A SANDY

Otras noticias Virginia Galvín

Sandy «A veces, por hacer fiesta, el señor Merlín salía a la era, y en una copa de cristal llena de agua vertía dos o tres gotas del licor que él llamaba «de los países», y sonriendo, con aquella abierta sonrisa que le llenaba el franco rostro como llena el sol de la mañana, nos preguntaba de qué color queríamos ver el mundo, y siempre…

BUSCO ESPOSA. RAZÓN PORTERÍA.

Otras noticias Virginia Galvín

He sido madre y ama de casa todo el fin de semana, la eternidad. He tenido alojadas, además de mis chukis sospechosas habituales, a dos de mis sobrinas, de cuatro y seis años, y a mi madre mediopensionista que aprovechó el río revuelto para sacar la caña como quien no quería la cosa. Seis mujeres, una casa y grandes preguntas que resolver: 1.¿Qué se come…

YO TAMBIÉN LEÍ LOS PILARES DE LA TIERRA

Otras noticias Virginia Galvín

Para quienes hayan caído en el error de pensar que sólo leo autores con pedigrí, ahí va mi confesión. Yo también caí en las redes de Ken Follet, y el libro, lo confieso, ha sobrevivido a mis arrebatos destroyers. Esos que me llevan a hacer, de cuando en cuando,  una pira con los volúmenes cuya presencia en la estantería me sonroja o que no me…

JAVIER MARÍAS O EL SEX APPEAL DEL HOMBRE CURIOSO

Otras noticias Virginia Galvín

1.No sé si Javier Marías ha pecado de soberbia  al rechazar el Premio Nacional de Narrativa. Me da igual. Decirle a las instituciones ahí os quedéis con 20.000 eurazos me parece un acto de contundencia ante un regalo que casi nadie podría rechazar, y menos en estos tiempos. Me gusta este hombre coqueto que durante años puso en la contra de sus libros la misma…

CÓMO SER UNA IT-GIRL Y LEER A BANVILLE

Otras noticias Virginia Galvín

Poppy Delavigne Me piden que escriba sobre las it-girls y lo primero que se me ocurre es: Una it-girl es siempre intercambiable por otra. Todas son lánguidas, todas tienen las piernas largas y finas y todas pegan golpes de melena aunque carezcan de melena. Ser it-girl, imagino, es un estado de gracia. Un mohín a diez minutos del restaurante de moda. Un hombre cerca y…

¡A LAS TRINCHERAS, A LOS AMIGOS!

Otras noticias Virginia Galvín

Con B. bebo vino y, como ayer, nos recomendamos libros o soñamos con un acantilado común en Asturias. M. me cuenta sus quebrantos amorosos y, desde China o Rusia, me regala alguna lectura para tiempos reversibles. Cerca de L. el tema principal es la reconstrucción de su alma y de su cuerpo tras muchas peleas con un destino hostil y porculero. Mis amigas de la…

CÓMO SER UNA MILF SIN LEER SOMBRAS DE GREY

Otras noticias Virginia Galvín

Desde que existen las MILF, las mujeres de cuarenta y tantos somos mucho más felices. Las etiquetas se inventaron para otorgar una identidad al objeto y también para definir un sentimiento escurridizo, impreciso o destruir directamente un tabú. También para vender más. Sin palabras no hay realidad, no hay mercado. Mothers I’d Like to Fuck. O sea, madres follables, con perdón. O mamás maduras, libres…

DECÁLOGO PARA OPTIMISTAS DESFALLECIENTES

Otras noticias Virginia Galvín

Si hoy fuera vasca o gallega y tuviera que votar no sé si me levantaría de la cama. He perdido toda la fe en que un político pueda salvarme de nada. Nos han dejado tan claro que los mercados mueven el mundo que me parece liliputiense el poder de un partido  que no tiene garantías de  cumplir sus promesas electorales. En realidad no creo ni…

SI TU HIJA QUIERE SER COMO BECKHAM (o como Victoria)

Otras noticias Virginia Galvín

Quiero ser como Beckham En el patio del colegio de mis chukis, los niños deciden qué niñas son aptas para jugar con ellos al fútbol. Hasta ahí lo entiendo, es la pulsión del macho dominante sobre las ¿débiles? nenas. Lo que me indigna es que ellas lo aceptan como algo natural, sobrevenido, y se sienten orgullosas de ser las elegidas del harén. Minichuki es una…