LAS SEMILLAS DEL DIABLO

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang, Mi compañera y sin embargo amiga M. recibió ayer una sartén antiadherente como cohecho. Yo,por mi parte, fui agraciada con una maceta rota que incluia semillas de perejil y un saquito de tierra para plantarlas y ver pasar las horas esperando el brote (psicótico, digo yo). Que sepan las marcas que a mí se me compra fácilmente, sí, pero no tanto. Una…

DESEO O MUERTE

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Ayer mis ñapas polacos dieron por terminado el Taj Majal (estantería de obra de mi salón, para no iniciados) y yo me he quedado vacía. Como sabes, soy muy del durante, los finales me ponen triste. Dos semanas y media de pelearme con el polvo, tropezar por los pasillos con «la herramienta», llegar a casa y oler ese tufillo inconfundible a albañil…

LLAMA UN INSPECTOR

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Voy a ser auditada y me he pasado la noche pensado lo que debería decir para no liarla. En dos idiomas, porque mis inspectores vienen de ultramar. «My taylor is rich, the rain in Spain…». No debería estar nerviosa, desde luego, porque no tengo nada que ocultar. No por falta de ganas, sino de talento. En realidad, me gustaría ser lo suficientemente…

LUNES, AL CONGELADOR

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang; Asegura un estudio que los hombres se suicidan tres veces más que las mujeres. Hasta ahí, todo bien. Hay muchos. Pero añade que nosotras somos más de amagar y no dar. De montar el clásico numerito del frasco de pastillacas y calcular la dosis justa para quedarnos en un limbo con retorno. Puro efectismo. Y te preguntarás cuándo sucede la intentona. Pues…

MISS ORGASMO O EL ESPASMO

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang; Mi querida A-1 acaba de volver de un congreso sobre sexo y desde este momento la considero mi gurú. Miss Orgasmo. Ya mismo estoy organizando un encuentro en casa, a los pies de mi flamante estantería Taj Majal, para que nos ilumine con novedades, posturas truculentas y juguetes que incorporen música de lady Gaga a la vibración, o algo así. El sexo,…

ESPOSA POR UN DÍA

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang; Cuando ya se me había olvidado la extraña sensación de ser una familia convencional, con su padre, sus hijos y su restaurante de cabecera los viernes por la noche, ayer reviví la sensación por unas horas. Para empezar, si llegas con marido (o ex marido, en su defecto) el camarero te recibe de otro modo. Con respeto. Sabe que está delante de…

MUJER BLANCA Y ASOCIAL BUSCA AMIGOS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big Bang: Habiendo agotado mis capacidades sociales y granjeado enemigos hasta en la boutique de Gucci, que ya es difícil si no eres Victoria Beckham, me dispongo a lanzar un mensaje al más allá para calmar esta desazón con un grupo nuevo, a saber: Se buscan hombres (y mujeres) con capacidad para practicar la equidistancia moral y el desasosiego teórico. No preciso aclarar…

PARIDAD CON P, DE PAJÍN

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Desde que ayer supe que Leire Pajín había conseguido la ansiada cartera negra (y aprovecho para hacer un llamamiento a Hermés, que bien podría mejorar su diseño y calidad), ando planeando mi exilio. Y no será porque no me he intentado desprejuiciar. No pienso decir como otros que la mujer no ha hecho casi nada reseñable salvo ser la diputada más joven…

¿FEMINISTA YO?

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang; Vuelven en forma de anónimo los reproches de ese prócer de la mala leche que es Rubidio. Considera su excelencia que me falta poso cultural y algunos ripios de altura. Que yo, que terminé aíta de revistas para mujeres, debería ser un poco más feminista y un poco menos radical. Piensa que si defiendo a los hombres sometidos al maltrato de sus…

DE CAMAS Y NICHOS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Lo peor que te puede pasar es quedarte en casa con trancazo y albañiles golpeando con furia las paredes. Si fuera mi querido U., diría eso de «se me está revolviendo el cromosoma gay». Pero como no lo soy, diré que necesito unas lentejas y un búnker de titanio. O, en su defecto, una habitación del pánico con todos sus extras tecnológicos…