TIERRA QUEMADA

Otras noticias Virginia Galvín

Querida Big-Bang: Cada vez que rompo una relación pongo una cruz en el mapa y marco los lugares por donde ya no pasaré. Esta práctica, que aprendí de las tropas alemanas, está convirtiendo mis paseos por la capital en una ginkana a mala leche. (Ahora que recuerdo, puede que la tierra quemada fuera una invención de los rusos, pero la historia ha pasado por mí…

POESÍA ERES TÚ

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang, «Cuando un cursi se cruza en tu vida, date por rejodida». Acabo de inventarme este orgullo del refranero español, que registraré en breve, y he decidido sentarme a saborearlo. Sí, pensarás que hay cosas peores, como que se te cruce un esquizofrénico, un daltónico o Charles Manson, pero estás muy equivocada y pienso defender la solidez de mi refrán con uñas y…

¡A MÍ LA LEGIÓN!

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Aquí donde me ves, soy la típica modernilla que, en cuanto le rascan el barniz de modernilla, se queda en nada. Mi terapeuta de antes solía decirme que es porque en mi infancia escuché demasiado Julio Iglesias y los de Palacagüina, pero yo lo achaco más bien a la zarzuela que mi padre nos ponía a todo volumen los domingos por la…

ENTRE CHINOS ANDA EL JUEGO

Otras noticias Virginia Galvín

Querida Big-Bang: «Como chino, tengo que medir mis palabras». Lo decía el otro día un tal Cui Jian en la contra de El País, y aún le estoy dando vueltas, porque no lo pillo. A mí, por lo general, me gustan más los verborreicos surcoreanos o incluso los incontinentes chilenos, siempre que se los entienda. Porque los jeroglíficos se me han dado mal de toda…

EL CULO DE WENDY

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Ahí afuera hay un submundo a punto de estallar en rebelión. Me refiero a lo que mi amiga Olga llama «real life, no Robespierre». O sea, las salas de los juzgados de Pradillo, en Madrid. No repetiré que el otro día me llamaron a declarar por un asunto de amor sin conveniencia, y allí estaba yo media hora antes, porque soy ansiosa…

EL TEST DEL AMOR

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Llevo toda la noche entrenándome para mi gran cita de hoy. No es con George Clooney, aunque todo se andará, sino con un juez muy serio que me va a hacer preguntas trampa. Una pareja que quiero y que aún cree en el matrimonio necesita probar que no se casa por los papeles de ella, sino por amor verdadero, como el de…

LOS MARIDOS DE MIS AMIGAS SON MIS MARIDOS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: «Si estos niños no fueran mis hijos los iba a aguantar su p-uuu-t-a madre». La frase es de Pakito, el novio de mi amiga C. Un padre motero con patillas y paciencia de luxe que anoche nos abrió las puertas de su adosado para que nuestros respectivos hijos dieran por saco en el jardín y torturaran en libertad a sus tortugas, mientras…

SÍNDROME DE KORSAKOV

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: Me he levantado con la alerta en Defcon-7, lo que quiere decir que como se me altere un poquito puedo desatar una catástrofe de alcance planetario. A mí no me sube el azúcar a 500, como a Belén Esteban tras la intervención del Defensor del menor en defensa del Andreíta, pero sí se me dispara la bilis, salta la vena de la…

AUTOESTIMA PARA PRINCIPIANTES

Otras noticias Virginia Galvín

Querida Big-Bang: Me escribe mi amiga A. diciendo que estos días comparte habitación con una maciza de 28, alta y pelirroja, que tiene a todos los tíos del curso babeando a sus pies. Ella se insinúa a cada candidato por igual, pero no remata. O al menos tiene el detalle de no hacerlo en la habitación. Y digo yo que cuánta injusticia hay por ahí….

ANDA CERCA SATANÁS

Otras noticias Virginia Galvín

Mi querida Big-Bang: La vecina de al lado la ha vuelto a liar parda. Anoche, cuando empezaba a adormilarme, va la fiera de su niña y empieza a gritar desgañitándose como la del Exorcista, con unas voces in crescendo que sólo callaban para echar babas verdes. Vale, sí, esto me lo imaginé yo, pero estoy por coger la buija e invocar al padre Karras, que…